Itinerario Galatzó-Ses Sínies

Itinerario que destaca por su alto valor paisajístico, arqueológico y etnográfico de fácil recorrido, bien señalizado y apto para familias. La ruta, de ida y vuelta, se inicia en un camino de pedra en sec en las casas de la possessió y discurre en dirección norte, atravesando el Bosc de sa Madona y el Comellar de na Llaneres, paralelo al torrente del Galatzó, finalizando en la zona de Ses Sínies. En un paseo de un poco más de una hora nos encontramos con una interesante transición de paisajes, desde zonas de cultivo tradicional y marjades de olivos a vegetación típica mediterránea, como son el palmito, el carrizo, la estepa negra, la mata, el pino y el ace... [+] Ver más


Birding

Nada más iniciar el itinerario y justo en la parte posterior de las casas, encontramos un pequeño campo de cultivo arbolado rodeado de pinares en el que merece la pena hacer una parada de unos minutos para poder disfrutar de numerosas especies de paseriformes que, dependiendo de la época del año serán verdecillos (Serinus serinus), mosquiteros comunes (Phylloscopus collybita) o musicales (Phylloscopus trochilus), pinzones vulgares (Fringilla coelebs) e incluso alguno de los escasos pinzones reales (Fringilla montifringilla) que en ciertos inviernos visitan Calvià.

Continuando rectos entre mezclas de pinar y encinar, donde podremos escuchar el herrerillo común de la subespecie balear (Cyanistes caeruleus balearicus), el piquituerto (Loxia curvirostra balearica) o los incansables reyezuelos listados (Regulus ignicapilla), llegamos de nuevo y al cabo de unos pocos minutos a otra zona que durante unos cientos de metros atraviesa campos de cultivo arbolado rodeados de bosquetes. En esta zona más abierta podremos observar en invierno y en migración especies como la collalba gris (Oenanthe oenanthe), el bisbita común (Anthus pratensis) o el colirrojo tizón (Phoenicurus ochruros) y si la suerte está de nuestro lado incluso al alcaudón dorsirrojo (Lanius collurio) rareza balear pero de la que ya se han producido citas en estos árboles.

Caminando de nuevo hacia s’Esclop, entramos de lleno en una zona de pinar más cerrado y puro, donde es posible ver al mito (Aegythalos caudatus) o disfrutar de las típicas especies forestales. En invierno aparte de los abundantes zorzales comunes (Turdus philomelos) podemos encontrar mirlos capiblancos (Turdus torquatus) e incluso zorzales charlos (Turdus viscivorus), aunque estas dos especies son escasas en el municipio.

Pronto llegaremos a las casas de Carboner, una zona rehabilitada hace poco tiempo y que muestra como debían ser antaño las áreas de trabajo en estos bosques para la extracción de madera y su transformación en carbón, incluso con un horno de pan.

Poco después, llegaremos a los pies del comellar de s’Esclop, donde finaliza este itinerario. En todo este recorrido y si hemos ido pendientes del cielo, habremos podido descubrir con algo de fortuna los primeros buitres negros (Aegypius monachus) y leonados (Gyps fulvus), águilas calzadas (Hieraaetus pennatus) o al halcón peregrino (Falco peregrinus).

Botanic

Historic

En el recorrido Galatzó-Ses Sínies contamos con diferentes hitos que tienen interés histórico y patrimonial. En primer lugar, encontramos la possessió de Galatzó, muestra de la arquitectura tradicional mallorquina, ubicada en el centro del valle. 

Tras recorrer la zona del Bosc de Sa Madona y cruzar el torrente de Sa Cometa, llegamos a una zona señalizada: Sa cometa/Ses Sínies/S’Esclop. A mano izquierda nos encontramos con la Font de Sa Cometa, elemento etnográfico destinado a la captación de aguas subterráneas por drenaje, que alimentó la cisterna y el aljibe de las casas de la possessió desde, por los menos, el año 1627. 

Tras visitar la Font de Sa Cometa, podemos recuperar el itinerario principal y continuar el recorrido hasta la zona del Comellar de Na llaneres. En esta zona se encuentran abundantes elementos etnográficos que dejan patente la actividad forestal que existía en el territorio. El primer ejemplo que nos encontramos es el conjunto de hornos de cal de Na LLaneras, formado por dos hornos que aprovechaban los materiales necesarios del entorno, la piedra, la leña y el agua del torrente, para la realización de la cal. El primero de ellos fue restaurado en el año 2011 y se puede apreciar en qué estado quedaría un horno de cal, tras realizar la hornada.

Siguiendo el camino hacia el norte de la Finca, tras un corto recorrido, nos encontramos con el conjunto etnográfico de Sa Cova Rotja, formado por un horno de cal, una barraca y una carbonera. 

Poco después se localiza el conjunto etnográfico de Ses Sínies, que consiste en una zona de explotación forestal para la obtención de carbón vegetal, formado por varias carboneras, tres barracas de carbonero y una construcción rectangular que se supone era utilizada para cargar el producto obtenido en burros para su transporte.

Tras abandonar el conjunto de carboneras, llegamos a la zona denominada Ses Sínies, donde se encuentra el Pou de Ses Sínies que está formado por un pozo y un abrevadero. A su alrededor, se pueden observar dos barracas y una carbonera.

En esta zona, formada por un valle de carácter muy cerrado, donde los recursos aparecen claramente delimitados mediante barreras naturales, se sitúa uno de los yacimientos más importantes de la Finca, el navetiforme de Ses Sínies, único resto visible de un poblado de navetiformes, estructuras de hábitat de Época del Bronce (1600- 900 AC). En su interior se puede observar una caseta de roter que aprovechó parte de la construcción prehistórica en su realización. En el exterior se conservan restos de una sitja y una barraca de carbonero.

Cuaderno de Campo

Usamos cookies para ofrecer nuestros servicios, optimizar la experiencia de uso de nuestra web y analizar los hábitos de navegación de nuestros usuarios con fines de mejora y personalización de nuestros contenidos y publicidad. Puede desactivar las cookies. Al seguir navegando sin hacerlo, autoriza el uso de las mismas. Más información sobre las cookies aquí